Contemplar la obra del artista es evocar el preciso momento en que la genera